lunes, 28 de septiembre de 2009

Entrevista a Mariano Zabaleta

video

Gentileza de Facundo Berisso

martes, 15 de septiembre de 2009

"Cumplí el sueño de mi vida"


Del Potro confesó que casi no pudo dormir antes de la final, pero igual logró su máximo objetivo en su carrera.


NUEVA YORK (De un enviado especial).– ¿Quién podría bajarlo a la realidad, justo cuando está trepado a su momento de gloria? Imposible reprimir ese cúmulo de sensaciones acunadas desde chico, ese sueño de campeón que fue madurando hasta convertirlo anoche en un hecho palpable. Y que supo concretar, nada menos, que en el centro del mundo.

"Aún no puedo explicar lo que siento porque ni yo sé lo que está pasando. Estoy más que feliz", contó Juan Martín del Potro, aún sin salir de su incredulidad. "Cumplí el sueño de mi vida: ganar este torneo y ni más ni menos que ante Roger. Pero me falta cristalizar otro sueño: parecerme a él".

La mente del tandilense maquinó mil cosas en la vigilia de su primer partido decisivo en citas de Grand Slam. Siempre está la curiosidad por saber cómo viven los deportistas de alto rendimiento situaciones deportivas de exigencia extrema. La Torre no anduvo con dobleces para describir esas horas previas: "La noche del domingo fue terrible. Tuve que pedirles a mis amigos que se quedaran pegados al teléfono, al chat, porque no me podía dormir. No sabía si pensar en el partido de Rafa (la semifinal que había ganado) o en la final con Federer. Y antes del último partido ni pude desayunar", explicó el campeón.

Luego de desparramar su 1m98 en el piso ni bien vio cómo se iba afuera la última pelota de Federer, saludó a su rival. Enseguida, como en un acto reflejo, salió disparado hacia las tribunas del Arthur Ashe e inició una trepada que concluyó en uno de los codos del estadio, allí donde se había ubicado todo su equipo: el entrenador Franco Davin, el preparador físico Martiniano Orazi y el manager Ugo Colombini. A todos ellos, puertas adentro en el vestuario, Del Potro los roció con champagne.

Claro que mucho antes de descargarse hubo momentos muy complicados: "El mal comienzo fue por los nervios. Iba a ser difícil entrar con tranquilidad en mi torneo favorito y con el mejor jugador de la historia. Pero luego me pude focalizar y terminé logrando lo que siempre quise", contó.

El partido, lógicamente, ingresó en un camino sinuoso en la medida en que se repartía el dominio game a game. "Cuando gané el segundo set pensé que si seguía así tendría una oportunidad. Haber perdido el tercer set hizo difícil que siguiera luchando, porque había contado con un break de ventaja. Entonces, ahí me ayudó el público". En algún momento, Delpo encontró una ayuda extra al chocar palmas con algunos espectadores que estaban sentados en la primera fila.

"Creo que la clave fue cuando le quebré por primera vez. Estaba sintiendo que él ya no estaba tan seguro y me acordé de los errores de la semifinal de París. Sabía cual era la táctica para ganarle, pero arranqué mal. Sentí que el partido podía ser para cualquiera de los dos. Aunque tuve que remontar en dos ocasiones. Hice todo lo que tenía que hacer", añadió.

El duelo se desarrolló con una mezcla de sufrimiento y satisfacción: "Veía el reloj y el tiempo que llevábamos jugando, pero no en cómo celebrar la victoria. Sólo disfrutaba de cada punto e intentaba ganar cada punto que estaba en juego. No quería ponerme nervioso. Sabía que estaba cerca del triunfo", aclaró el tenista argentino.

Quizás es demasiado pronto para él ponerse a planificar su futuro. Con semejante logro a cuestas, las emociones están todavía muy frescas: "No sé como seguirá todo esto. El Abierto de los Estados Unidos era mi sueño. Ser número uno es otro. Creo que voy por el camino correcto", juró. Y saludó en un llanto.

  • Con la mente en Nueva York y el corazón en Tandil Del Potro nunca se olvida de sus orígenes, ni tampoco de la gente que lo acompañó desde sus inicios. "Seguro que mis amigos están festejando. Estarán todos locos sin entender lo que pasa. Es un momento feliz porque saben lo que esto significa para mí. Estoy ansioso por reencontrarme con ellos y seguir festejando", dijo el campeón que volverá mañana al país.

Dixit

"El mal comienzo fue por los nervios. Iba a ser difícil entrar con tranquilidad, en mi torneo favorito y con el mejor jugador de la historia. Pero luego me focalicé y logré lo que siempre quise"

"Veía el reloj y el tiempo que llevábamos jugando pero no cómo celebrar el triunfo. Sólo disfrutaba de cada punto e intentaba ganar el que estaba en juego. Sabía que estaba cerca del triunfo"

"No sé cómo seguirá todo esto después de este triunfo. El Abierto de los Estados Unidos era mi sueño. Ser número 1 del ranking mundial es otro. Creo que voy por el camino correcto"

GENTILEZA CANCHALLENA

Del Potro, el quinto Beatle


El tandilense por ganar el US Open se aseguró un lugar en el Masters de Londres, que se disputará entre el 22 y el 29 de noviembre; ya estaban clasificados Federer, Nadal, Murray y Djokovic.

NUEVA YORK.- Juan Martín del Potro logró lo que muchos no esperaban. El tandilense conquistó el US Open, el último Grand Slam del año, al vencer a Roger Federer en la definición. Con su triunfo inolvidable en Nueva York, Delpo se aseguró un lugar en el Masters de Londres, que será del 22 al 29 de noviembre. Es el torneo que se venís disputando en Shanghai, que, en 2005, lo ganó David Nalbandian.
Ya son cinco los clasificados para este certamen, al que le queda tres plazas aún. Los otros son Roger Federer, Rafael Nadal, Andy Murray y Novak Djokovic. Del Potro se suma al cuarteto de la elite.

Hasta Federer se puso de pie


"Juan se lo merece: me recuerda cuando gané mi primer Wimbledon", comentó el suizo, que reconoció la superioridad.


NUEVA YORK (De un enviado especial).- Roger Federer es un grande. Así perdió: a lo grande. Saludó al nuevo campeón, se rindió a sus pies. Y hasta se puso de pie, para aplaudirlo como se merece. Luego, dijo: "El primer grande es un poco inesperado si eres joven. Es bonito. Juan se lo merece: me recuerda cuando gané mi primer Wimbledon", contó el suizo que, además, se refirió a su propia leyenda. "Ha sido una gran temporada. El año ha sido alucinante. He ganado dos títulos y he disputado cuatro finales. Me he casado y he tenido dos hijos. No sé qué más puedo pedir", dijo Federer, que no consideró un golpe excesivamente duro la derrota en Flushing Meadows. "Será una derrota fácil de superar porque ha sido aceptable. Hoy he sentido que tenía más el control del partido que en la final del Abierto de Australia con Rafa Nadal", apuntó el número 1, que no restó méritos a su rival, sobre todo por mantener la tranquilidad en una final y con un adversario como él.

"No es fácil tener una raqueta de acero y no es fácil jugar la final de un grande contra alguien como yo, con tanta experiencia. No he aprovechado sus caídas de nivel y eso me costó el partido", advirtió el suizo, que fue más allá: "Jugué así otras veces. No ha estado diferente pero ha sido más constante que otras veces", dijo Roger, que rememoró los sentimientos cuando se gana un gran torneo. Por ahora, van 15 grandes.

El Gran Roger siguió: "A Juan Martín lo tengo que felicitar por un torneo increíble. El mío también fue fenomenal, pero el suyo fue superior´´, comparó. A lo grande.

Un día antes, Rafa Nadal, el otro galáctico vencido por el tandilense, también se había rendido a sus pies: "Lo que hizo fue genial. Yo no puedo poner como excusa a mi físico. Hoy por hoy, él es mejor".

El mundo mediático, apenas se conoció la hazaña, le dedicó grandes espacios a la conquista del tandilense. Dijo L´Equipe : "Del Potro tumbó al rey". Después de 4hs y 6 minutos de partido, el argentino tumbó al quíntuple campeón. Afirmó Marca : "Del Potro se doctora en Estados Unidos al conquistar el US Open... El argentino hizo efectivo su juego agresivo, basándose sobre todo en un poderoso servicio y una tremenda derecha. Federer tuvo sus opciones, pero falló en los momentos clave del partido. Delpo se reivindica como uno de los grandes. Contó USA Today : "Del Potro aturdió a Federer en cinco sets y ganó el US Open. El argentino le puso fin al dominio de Roger Federer en el Abierto de EE.UU., sorprendiendo al suizo, número 1 del mundo, en cinco sets, para ganar su primera final de Grand Slam. Del Potro, de 20 años, cortó la racha de Federer de cinco títulos en el Open. No había vencido a Federer en sus seis encuentros anteriores". Advirtió O Globo : "Del Potro vence a Federer y conquista el US Open. Si el equipo de fútbol decepciona, es hora de mirar a otras estrellas del deporte. Y la Argentina ha encontrado una buena razón para celebrar y ahogar las penas que dejó el equipo de Maradona. A los 20 años, Juan Martín del Potro ganó el US Open, su primer Grand Slam, al vencer nada menos que a Roger Federer, el Nº 1 del mundo, que buscaba allí su sexto título consecutivo".

Otro grande, como Manu Ginóbili, siguió minuto a minuto, con emoción y fervor, los vaivenes de un encuentro inolvidable. Lo hizo desde su página, desde www.facebook.com/ManuGinobili, en la que relató, con la velocidad de un auténtico twitter, las alternativas del match. De un grande, a otro grande. Aunque en este caso, como periodista.

GENTILEZA CANCHALLENA


Federer perdió más que una final


El suizo llevaba 41 partidos invicto en el US Open y había conseguido los últimos cinco trofeos en Nueva York; hoy Del Potro le ganó por primera vez en su carrera y le cortó una racha que prometía ser histórica.


NUEVA YORK.- Pasaron seis años. Pasaron 41 partidos. Desde aquella derrota ante Nalbandian en los octavos de final del US Open 2003, Roger Federer no había perdido nunca. Cinco trofeos consecutivos eran los que había conseguido el suizo en Nueva York e iba por el sexto, el del record, algo que ningún tenista en la historia había conseguido en la era Abierta.

Pero en su camino se cruzó Juan Martín del Potro, que creció de golpe y con tan solo 20 años, le dio un cachetazo al número 1 del mundo. En los tres partidos que se habían enfrentado siempre había ganado el suizo, pero esta noche fue diferente, esta noche el tandilense sacó a relucir toda su personalidad y consiguió su primer Grand Slam en su carrera.

"Jugó un gran partido. Hubiera querido ganar, pero bueno, llevaba 41 victorias seguidas, agradezco el apoyo de toda esta gente", dijo Federer sobre Del Potro cuando terminó el partido.

El enojo: una cara desconocida de Federer

Se jugaba el tercer set, Federer ganaba 5-4 y se mostraba sólido, sin embargo, eso no impidió que el suizo se enojara y le protestara al juez.

Lo que le molestó a Roger fue que Del Potro se tomaba más de diez segundos para pedir el ojo de halcón, en cambio a él sólo le dejaban dos segundos.

GENTILEZA CANCHALLENA